terça-feira, novembro 28, 2006

Sinais...

  • Izquierdista Correa gana elecciones presidenciales ecuatorianas
    RHC
    Noviembre 27 del 2006, 9:00am

    Quito, 27 nov (RHC) El izquierdista Rafael Correa se imponía en el balotaje por la presidencia de Ecuador, según los datos proporcionados este lunes por la corte electoral.
    Cansados de los desprestigiados partidos políticos tradicionales, los ecuatorianos le daban un fuerte apoyo al ex ministro de Economía, quien recibía el 68,12 por ciento de los votos válidos, escrutado el 40,10 por ciento de las 36.613 urnas habilitadas el domingo.

    Su rival, el magnate Alvaro Noboa, el hombre más rico de Ecuador, recibía el 31,88 por ciento, según los primeros datos que difundió la corte electoral y que marcarían un giro del quinto productor de crudo de Sudamérica a la izquierda, una tendencia que se ha impuesto en América Latina.

    "Recibimos este triunfo con profunda dignidad y humildad. Somos tan sólo instrumentos de poder ciudadano", afirmó Correa.

    Los datos iniciales de la corte electoral ratifican los números que mostraban conteos privados sobre el triunfo de Correa, aunque en ellos las diferencias eran más ajustadas en parte por el ritmo de ingreso al sistema oficial de los resultados que arrojaron las urnas.

    Si los datos oficiales respaldan la estimación de un conteo rápido de un grupo de monitoreo independiente que adjudicó a Correa el 56 por ciento de los votos y a Noboa el 44 por ciento, el nacionalista se convertiría en el octavo presidente en una década en Ecuador y asumiría el 15 de octubre.

    Desde la sierra hasta la costa, miles de ecuatorianos salieron a las calles para festejar el triunfo de Correa, quien ha prometido liderar una revolución política radical para reestructurar el aparato estatal y modificar la Constitución para purgar a la clase política hegemónica.

    En Guayaquil, la capital económica del país sobre el Pacífico, seguidores de Correa coparon el centro con banderas verdes y rojas, los colores del candidato nacionalista.

    Correa y Noboa ganaron su pase al balotaje en la primera vuelta del 15 de octubre. En esa ocasión, fue el empresario quien obtuvo mayor número de votos.

    La victoria de Correa haría ingresar a Ecuador al grupo de países de la región, que critican la política exterior de Estados Unidos por sus esfuerzos para firmar acuerdos de libre comercio y su supuesta intromisión en sus políticas interiores.

    "Lo que me une con el presidente Chávez es ese espíritu bolivariano, buscar la integración latinoamericana (...) Chávez es mi amigo personal", aseguró Correa.

    Pero para aquellos que afirman que ese vínculo someterá a Ecuador a Venezuela, aclaró: "En mi casa no manda mi amigo, mando yo".

    Correa ratificó que revisaría la deuda externa y no pagaría la que considere "ilegítima" sin descartar declarar una moratoria.

    Además adelantó que nombraría a los reconocidos economistas de izquierda Ricardo Patiño y Alberto Acosta como ministros de Economía y Energía, respectivamente.

    El virtual triunfador de los comicios presidenciales de este domingo en Ecuador, Rafael Correa, festejó anoche cantando junto con sus partidarios, al pie de la sede de su movimiento Alianza País.

    Correa llegó al lugar, ubicado al borde de la céntrica Avenida de los Shirys, luego de haberse presentado en varios canales de televisión e inmediatamente se integró al festejo desde una tarima preparada para el efecto, en la que actuaba un grupo musical.

    Sus partidarios, portando banderas y carteles con los colores verde y azul de Alianza País y rojas del Partido Socialista, aliado en el actual proceso electoral, esperaron por varias horas a Correa.

    El triunfador de los comicios ecuatorianos agradeció a la juventud que trabajó en la campaña y pidió a sus partidarios que no lo dejen solo en el ejercicio de su mandato que comenzará el próximo 15 de enero.

    Correa dijo que había "ganado a las chequeras", en alusión a la fortuna del magnate bananero, que fue su rival, y agradeció también a los dirigentes de su movimiento y a su familia.

    Acto seguido Correa se integró al grupo musical para interpretar el ritmo cubano "Comandante Che Guevara"; la emblemática canción de los habitantes de la capital ecuatoriana "El Chulla Quiteño".

    Luego interpretó otra canción que exhalta el valor de los guayaquileños y terminó con el himno nacional del Ecuador.

    Los simpatizantes del izquierdista Rafael Correa, que preparaban una larga vigilia electoral para evitar un fraude, festejaron este domingo la victoria que le dan las proyecciones estadísticas al amigo del presidente venezolano, Hugo Chávez.

    Al ritmo de pasillos -música típica ecuatoriana- y salsa, y ondeando banderas verdes del partido Alianza País, unos 8.000 seguidores armaron una fiesta enfrente del comando central de campaña, en una calle del norte de Quito, donde temprano fue instalada una tarima previendo el triunfo.

    Mientras, en las avenidas aledañas caravanas de vehículos hicieron sonar sus bocinas para hacerse eco de la ventaja de 14 puntos en promedio con la que Correa derrotó al hombre más rico del país, el derechista Alvaro Noboa, según tres encuestas a boca de urna y el conteo rápido de una ONG.

    "Rafael ganó por sus propuestas de una nueva visión, de un cambio que la gente buscaba desde hacía tiempo. El pueblo ya no come cuentos de la oligarquía de siempre y se dio cuenta de quién iba a ser su verdugo", dijo a la AFP Germán Almeida, un sicólogo de 30 años.

    Cerca de él, Mery Castro sostenía una bandera del movimiento político, a la vez que gritaba "Correa presidente".

    "Me siento feliz de que haya ganado porque todos esperamos el cambio por mucho tiempo y con él lo vamos a lograr, aunque lo que viene no es fácil pero con nuestro apoyo sabemos que se van a conseguir esos cambios", señaló la mujer de 50 años a la AFP.

    Entretanto en el puerto de Guayaquil (suroeste), bastión electoral del magnate bananero, decenas de vehículos ocuparon unas ocho cuadras mientras se dirigían al cuartel de campaña donde les esperaba una plataforma de camión improvisada como escenario del festejo.

    "No queremos ser lo que el rico quiera, un pueblo de mendigos ni una hacienda bananera", fue el estribillo que cantó y bailó la multitud a ritmo de son cubano.

    Tanto en la capital como en el puerto, varios personas se olvidaron entre brindis de la "ley seca" que prohíbe la venta y consumo de bebidas alcohólicas hasta el mediodía del lunes. Esa infracción es penada con cárcel, pero la policía estaba muy distante.

    Otro hecho marcó las celebraciones en Quito: Alexis Ponce, el más reconocido activista de derechos humanos de Ecuador, irrumpió con una cuna blanca en señal de lo que el llama el "nacimiento de la patria nueva", luego de meses en que se paseó con un ataúd advirtiendo sobre la muerte de la "partidocracia".